jueves, 27 de agosto de 2009

¿Y QUE HAY DE MIS AFLICCIONES?


En la vida pasamos por pruebas, dificultades, enfermedades que nos llevan a tener una aflicción que marca nuestra alma y que no la deja en paz pues estos problemas y dificultades que experimentamos nos tienen en angustias constantes que muchas veces no sabemos como las vamos a resolver.

Y es que muchas veces la confianza que tenemos en Dios flaquea cuando vienen esas dificultades grandes a nuestra vida, nos dejamos dominar por esas aflicciones y pareciera que nos están cegando pues pensamos que estamos dentro de un túnel largo y profundo que no tiene salida, nos desesperamos, nos frustramos, nos volvemos negativos ante estas circunstancias que para nada le son agradables a nuestra vida cristiana, pues en alguna ocasión pensamos que al estar en los caminos del Señor todo seria color de rosa que no pasaríamos por crisis, que no nos íbamos a encontrar con problemas ni dificultades, pero tenemos un consuelo y es que sabemos que Dios ha vencido al mundo, que sabemos que con Cristo somos mas que vencedores, que si estamos con Cristo el nos va a fortalecer, que sabemos que El es el Gran Yo Soy, que es El Todopoderoso. Y que sabemos que aunque estemos bajo ciertas aflicciones el vendrá a nuestra vida para darnos gozo, paz, por que sabemos que podemos descansar en sus brazos.

Hoy te invito a que no te dejes llevar por las aflicciones que puedan venir a tu vida, debes saber que no estamos exentos a esas circunstancias de la vida, pero Dios es Fiel y debemos tener la plena seguridad que El nos va a sacar de esas aflicciones que nos están robando la tranquilidad, pues sus promesas son verdad.

Juan 16:33
Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.