lunes, 31 de agosto de 2009

¿POR QUE TE AFANAS?


Hay momentos de nuestra vida en la cual nos olvidamos por completo de la alabanza a Dios, de la adoración a Dios, y es que nos preocupamos mas de cosas vanas, de cosas que son pasajeras, de cosas que nos van a dar una satisfacción o una alegría momentánea.

Muchas veces nos preocupamos más de nuestra apariencia externa y aun cuando vamos a la iglesia, pues como hijos de Dios pensamos que tenemos que andar bien vestidos, bien arreglados y es cierto no te niego eso, claro que es bueno que tu andes bien presentable pero en ocasiones le ponemos mas atención a eso y no le ponemos mas atención al motivo verdadero por el cual vamos a la iglesia, no vamos con un corazón dispuesto para aprender, sino para que en la iglesia vean mi ropa y mis zapatos que son de marcas reconocidas, o simplemente vivimos pensando en que nos vamos a poner, que vamos a comer y muchas veces no le damos mas valor a la vida que Dios nos ha dado, nos afanamos tanto por los problemas, por las situaciones difíciles que vivimos pero de adorar a Dios y bendecir su nombre nos olvidamos puesto que nuestro afán es tal que provoca la perdida de esos sentimientos para con Dios.

Querido hermano y hermana es tiempo de que te hagas un examen de conciencia y reflexiones un poco sobre la actitud que has estado tomando ahora, ¿como esta ese afán que no te deja vivir feliz? ¿A que le estas poniendo mas atención hoy?

Dios sabe y conoce de que tienes necesidad y pues El las va a suplir a su tiempo y no al tuyo ya no sigas en los afanes de este mundo, ya no pongas tu mirada en cosas vanas, pon tu mirada en aquel que te dio la vida, pon mas atención a la vida que Dios te ha regalado, cuida tu cuerpo pues es templo y morada del Espíritu Santo. Siéntete feliz por que aun tienes vida, por que tienes salud, por que todo tu cuerpo funciona de una manera adecuada, siéntete feliz por que tienes a un Dios bueno y maravilloso que siempre esta y estará contigo, que te dará todo lo que tu necesitas sin necesidad de que te afanes por conseguirlo.

Mateo 6:31-32
No os afanéis, pues, diciendo: ¿que comeremos o que beberemos, o que vestiremos? Por que los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.