jueves, 6 de agosto de 2009

HOY ME DELEITARE EN TU PALABRA



La palabra de Dios es hermosa y nos ayuda a crecer, a saber que es lo que Dios quiere de nosotros, nos orienta, nos guía, nos edifica en nuestro diario vivir. Pero muchas veces no sabemos deleitarnos en ella, disfrutarla, pues no tomamos el debido tiempo para conocerla.

Y es que la palabra que nos ha dejado nuestro Dios viene a llenar nuestro corazón de esperanza, de sabiduría, viene a marcar nuestras vidas de una manera muy especial pero eso lo puedes experimentar cuando te deleitas en cada palabra que lees, cuando en cada momento de ansiedad buscas una palabra de aliento para fortalecerte, para llenar ese vacio que hay en tu corazón, cuando sientes que tu lucha es en vano, cuando sientes que ese gigante esta a punto de derrotarte. Dios te dice en su palabra que “todo lo puedes es Cristo que te fortalece”, “que no temas ni desmayes por que El todopoderoso esta contigo”, “El esta contigo como Poderoso gigante”, “ninguna arma forjada prevalecerá contra ti”, “que para Dios eres importante, de gran estima”, “que el es tu luz y tu salvación” “que en El puedes descansar después de esa lucha que te ha dejado sin fuerzas “.

En esos momentos sientes tranquilidad, gozo, al llenarte de todas esas palabras de poder, de ánimo, de amor, esas palabras que te ayudan a seguir adelante, a creer.
Es como el mapa que te guía cuando estas perdido y sin esperanzas de encontrar la salida a cualquier problema, cuando te sientes solo y triste es tu compañía, es la que te alienta a seguir adelante por que sabes que es Dios el que te esta hablando a través de ella y te dice que es lo que tienes que hacer y por donde debes ir.

Cuando nos deleitamos en la palabra de Dios y en su presencia nos olvidamos de todo problema, de toda enfermedad o dificultad que podamos estar pasando.
Cuando te deleitas en la palabra de Dios y así mismo en su presencia tus peticiones se conceden pues estás tan cerca de tu padre, disfrutas estar en su presencia, disfrutas de su compañía.

Hermanos les invito a que se deleiten en la palabra de Dios y en su presencia, estoy segura que no se van arrepentir pues estar en la presencia de Dios es lo mas lindo y hermoso que puedan sentir, es una experiencia que no se puede comprar, pues es algo sin igual.

Salmo 37:4
Deléitate asimismo en Jehová y el te concederá las peticiones de tu corazón.