jueves, 18 de junio de 2009

LA FELICIDAD DEPENDE DE TI


hay circunstancias en nuestra vida diaria que no nos hacen sentirnos felices ya que muchas veces no estamos bien con lo que tenemos, no nos aceptamos como somos o simplemente por que no obtuvimos lo que queríamos.
Pero déjame decirte que debemos tratar de ser felices con lo que tenemos por que muchas veces no nos ponemos a pensar en que nosotros tenemos a una familia que nos ama y nos recibe cada ves que llegamos a casa, tenemos alimento, tenemos que vestirnos y al mismo tiempo otros no tienen nada de eso. Muchas veces nos quejamos por que no obtuvimos el empleo que queríamos, la casa que anhelábamos, la chica o el chico de nuestros sueños, la ropa que estaba de moda, entre otras cosas que al final no vienen siendo muy valiosas. Déjame decirte que hay cosas mucho mas importantes por las que debes de sentirte feliz tienes a un Dios que te ha creado y que tiene un propósito especial para ti, tienes el maravilloso y tan preciado regalo de la vida, tienes salud, estas rodeado de las maravillas que Dios ha creado simplemente para que tu las disfrutes. Dios
te ha dado tantas cosas por las cuales ser feliz.
Es tiempo de reflexionar sobre nuestras vidas y hoy es un buen momento para empezar a ser felices, hay tantas cosas que podemos disfrutar y que otros no tienen imagínate a un niño que no tiene donde vivir? O a una familia que no ha comido en días? A un ciego anhelando poder ver la luz del día?
Aprende a amarte como eres y lo que tienes ya deja de lamentarte por lo que no tienes por esas cosas materiales que al final y al cabo no te dan la felicidad plena que necesitas. Simplemente aprende a vivir cada día como si fuera el ultimo deja de ver lo que tienes y lo que no. Valora a las personas que te rodean y ya no te quejes tanto en la vida simplemente se feliz con lo que tienes estoy segura que en tu vida hay cosas por las cuales sentirte feliz.
¿Y tu que decides en este dia?

Proverbios 15: 13
El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.