jueves, 3 de septiembre de 2009

DETRAS DE ESA DIFICULTAD VENDRA TU BENDICION


Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Entonces se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda piedra. Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente dieron una vuelta alrededor de la roca sin ni siquiera intentar moverla.Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino.Cierto día, pasaba un campesino que llevaba una carga de verduras; al aproximarse a la roca, puso su carga en el piso y trató de moverla hacia un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, lo logró. Mientras recogía su carga de vegetales, notó que en el suelo había una cartera, justo donde había estado la roca. La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que moviera la piedra del camino. El campesino aprendió lo que los demás nunca entendieron, cada obstáculo muestra una oportunidad para mejorar la condición de cada uno. Sobreponiéndonos a los obstáculos y venciendo los problemas, lo bueno es que no estamos solos, y tenemos a aquel que nos guía y lleva por el camino recto.

Y es que muchas veces dejamos que esas dificultades nos detengan en el intento de salir adelante, nos hacen volver atrás, pensamos que ese obstáculo no lo podremos pasar, pensamos que esa carga es demasiado pesada para soportarla, pensamos que esa dificultad no tiene solución, pensamos que esa dura prueba no tendrá final.

Debemos tener una actitud positiva, una actitud de ganador, veamos a esos obstáculos y problemas como una oportunidad para salir adelante, para sobresalir, no te des por vencido sigue luchando yo se que muchas veces no es fácil pero tenemos a un Dios Grande y Poderoso que nos ayuda, y nos ayudara siempre en el cual podemos confiar, debemos pensar que después de ese problema, dificultad o prueba vendrá una gran bendición a nuestras vidas, pues todo es parte de un propósito especial que Dios tiene, muchas veces tenemos que pasar por ciertas circunstancias para que nos ayuden a crecer para llevarnos a otro nivel espiritual, para prepararnos, para moldear nuestro carácter, para estar listos cuando esa bendición venga a nuestras vidas.

Romanos 8:28
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.