domingo, 24 de enero de 2010

NO TE QUEDES ESTANCADO


1 Corintios 9:24
¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
La vida cristiana es como una carrera con el fin de llegar a una meta, pero como en toda carrera para llegar a la meta debemos ser constantes, perseverar y nunca rendirnos por que si nos rendimos o nos detenemos nos quedaremos a medio camino y sino mira a los atletas, hacen todo lo posible por llegar a la meta, ponen todo su esfuerzo, y es que los atletas no dejan de entrenar ni practicar pues si no lo hacen no estarían listos para estar en la competencia y lo mismo sucede en nuestra vida espiritual pues si tu no alimentas a tu espíritu, si no te llenas cada día mas de Dios, el enemigo vendrá a ti y pondrá toda clase de obstáculos con el propósito de hacerte caer y que de esa forma te detengas y te vayas quedando en el camino. Pero eso tú y yo no lo debemos permitir, debemos de reaccionar y ejercitarnos pero no hacerlo una vez o dos veces sino que debemos de hacerlo de forma constante.
Pero tu me dirás ¿y como me puedo ejercitar en mi vida cristiana?
Pues con la palabra de Dios, con la oración, congregándote regularmente, es decir que en el día tu debes de tomar un tiempo para realizar estas cosas y no descuidarlas por que si las descuidas pierdes el ritmo, entonces poco a poco te vas quedando estancado y cuando eso sucede después cuesta mucho volver al nivel en el cual estabas, es como cuando alguien que esta pasado de peso quiere llegar un determinado peso y empieza bien y se esta ejercitando, comiendo lo debido, etc. pero en un descuidito empezó a comer mas de lo debido y entonces cuando quiera volver a comenzar le costara por que perdió el ritmo que llevaba, se descuido y cuando menos lo sintió ya había subido mas y esa no era su meta, entonces no debes de descuidarte, no debes de dejar de ejercitarte, trata a toda costa de pasar los obstáculos que se te presenten, no permitas que ellos hagan que te detengas y quedes a mitad del camino.
Y ahora te digo que si tu eres uno de los que se ha quedado a mitad del camino. ¿Que esperas para arrancar de nuevo? ¡Vamos!! No te detengas, levántate y sigue en el camino que te llevara a la meta, esfuérzate, has todo lo que este a tu alcance, pero no te rindas ni te des por vencido, Dios te ha llamado para que seas un ganador, El esta contigo, lucha y se valiente como todo un atleta de Dios.
Ya no sigas descuidando tu vida espiritual, busca mas de Dios y llénate mas de El, permite que su Espíritu Santo te guie, sigue avanzando para que subas otro peldaño, ya no te permitas estar estancado. No te quedes cruzado de brazos sin hacer nada, levántate de donde estas y sigue adelante.
Autora: Patty Abrego
Escrito Para: http://jehovaestacontigo.blogspot.com