miércoles, 7 de octubre de 2009

NO TE RINDAS Y CREELE A DIOS


Muchas veces en la vida llegamos a un punto en el cual nos sentimos débiles, cansados, confundidos, agobiados, estresados sin ninguna fuerza para seguir adelante pues cuando estamos en los caminos del Señor queremos ver respuestas al instante y queremos ver las cosas que pedimos en el momento en el cual las pedimos, pero sabemos que ni nuestro tiempo es el mismo tiempo de Dios ni nuestros pensamientos son los mismos de Dios pero eso nos resulta difícil de comprender y es por eso que de pronto llega esa frustración, viene ese decaimiento espiritual al que no debiéramos llegar y sumado a eso esta nuestra falta de confianza hacia Dios, esa falta de Fe que no nos deja ver mas allá.
Querido hermano yo se al igual que tu que las circunstancias difíciles nos afectan en gran manera, que los problemas nos agobian, nos roban la paz, nos desaniman pero también debemos tener presente que el único en el cual debemos de seguir confiando y creyendo totalmente es en Dios. Que El sea nuestra roca fuerte en quien nos apoyamos, que sea El nuestra fortaleza, que sea El nuestro socorro.
Dios en su tiempo te recompensara, es por esa razón que debes de permanecer en El, debes de ser constante en tu caminar con El. Por eso te digo hoy que  sigas esperando en el Señor aun cuando pienses que no hay salida, cuando todo a tu alrededor parezca ir en contra, cuando pienses que esa oscuridad no se acaba, sigue confiando en El, de ninguna manera te apartes de El pues recuerda que sin El nada podemos hacer, sin El nada somos.
Ten calma y espera por que ciertamente llegara ese día de luz, ciertamente llegara la victoria a tu vida, ciertamente llegara la solución a esos problemas que para ti hoy son  imposibles por que  para El todo es posible y no hay nada que El no pueda resolver.
Dios ha de cumplir lo que te prometió pues el no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta, no permitas que el desanimo afecte tu vida espiritual. Créele a Dios y sigue confiando en sus promesas.
Dios te tiene preparado algo lindo y maravilloso, tiene un final feliz para tu vida lo único que tienes que hacer es seguir esperando y confiando en El.
¡¡¡NO TE RINDAS!!!
Autora: Patty Abrego