martes, 20 de octubre de 2009

ME ALEGRARE EN EL DIOS DE MI SALVACION


Habacuc  3:18,19
Con todo, yo me alegrare en Jehová, Y me gozare en el Dios de mi Salvación.  Jehová el Señor es mi fortaleza.
Cuan difícil es tener  buen animo cuando algunas cosas no te han salido muy bien, cuando estas pasando por tiempos difíciles, cuando los problemas están a la orden del día, cuando te encuentras en un mundo que esta en crisis.
Pero Dios es quien nos da nuevas fuerzas para seguir y continuar luchando, por que El es nuestra fortaleza y nuestro amparo, por que en El hay esperanza, y sabemos que aunque en estos momentos la situación en la que nos encontramos sea difícil ciertamente Dios dará la salida a toda crisis, a todo problema.
Y es que es un cambio de actitud totalmente a la que nos invita Habacuc, por que el sabia que eran tiempos difíciles por los que estaba pasando pero a pesar de todo el no quería andar cabizbajo, no quería tener una actitud de lamento al contrario el dice que en esos momentos es cuando mas  se iba a gozar ¿Qué irónico nos resulta no? Como es posible que me goce en medio de mi crisis económica, en medio de mi enfermedad, aun cuando perdí a un ser querido, aun cuando lo perdí todo. ¿Sabes por que Habacuc lo hizo? Por que El tenia la seguridad de que en Cristo hay esperanza, por que en Cristo hay verdadera paz y tranquilidad, por que Cristo era su fortaleza en quien podía confiar y gozarse aun en medio de todo lo que estaba pasando, por que a pesar de que le faltaran cosas materiales tenia Vida, por que aun tenia una esperanza por la cual seguir viviendo, por que tenia fuerzas aun para soportar los momentos difíciles por que tenia el consuelo de saber que tenia a un Dios que no lo iba abandonar y que tarde o temprano lo sacaría de donde estaba, por que tarde o temprano le daría la solución a sus problemas, por que tarde o temprano llegaría la provisión que necesitaba.
Hoy es un buen día para que en medio de esos problemas, en medio de esos momentos difíciles vengas y te alegres en el Señor, vengas y te goces en el Dios de tu Salvación, por que ciertamente El es tu Salvación quien te hará sacar del hoyo de la desesperación, quien quitara tus aflicciones y te dará reposo.
Amado hermano ya no es momento de que estés triste y en actitud de lamento. Hoy es un buen momento para que vengas y derrames tu corazón delante de Dios, es momento de gozarte y alegrarte en el que te ha dado la  vida, en aquel que trae un nuevo amanecer y consigo una esperanza nueva cada día a tu vida.
Despójate hoy de todo aquello que te impide Alegrarte, y Gozarte en el Dios de tu Salvación.
Autora: Patty Abrego